ANTIFAZ

¿Cómo sería la vida si nos despertamos en una pesadilla? Antifaz, es la respuesta resumen a esta pregunta.

saracalabuig008_antifaz

Realidad o imaginario, el Antifaz es un elemento versátil que se camufla entre la realidad como una extensión del mundo onírico. Ante lo material, es una pieza hecha con tela u otro material tupido con el que se cubren los ojos y se usa para evitar la luz del entorno o impedir la visión. Con todo ello, el antifaz representa una metáfora de lo que siento algunos días (no todos). Esta sencilla palabra me ayuda a esclarecer un estado complejo que me aliena en una realidad perturbada.

Y así transcurre: El primer síntoma, tras despertar, es un cosquilleo traslúcido en el interior de los ojos. Durante el paso de las horas, desemboca en una fuerte dolencia que me hace vulnerable e irascible a todo lo que me rodea.

¡Buenos días y bienvenidos a mi Inframundo enmascarado!

En este trabajo fotográfico he diseccionado la palabra A N T I F A Z en siete sensaciones diferentes que resumen mi pesadilla:

A

Aturdimiento (1)

saracalabuig001_a_aturdimiento

N

Negación (2)

saracalabuig002_n_negacion

T

Tortura (3)

saracalabuig003_t_tortura

I

Ira (4)

saracalabuig004_i_ira

F

Fragilidad (5)

saracalabuig005_f_fragilidad

A

Atoramiento (6)

saracalabuig006_a_atoramiento

Z

Zozobra (7)

saracalabuig007_z_zozobra

Como dijo Luis Buñuel: “Adoro los sueños, aunque mis sueños sean pesadillas y eso son las

más de las veces, están sembrados de obstáculos que conozco y reconozco”. Me traslado a la famosa imagen del cortometraje “Un perro andaluz”, donde el ojo de una mujer es cortado con una navaja, una buena analogía para describir el aullido de mis ojos cuando despiertan entre telarañas. Coincido en alma y cuerpo presente con los submundos mágicos de Dalí y Buñuel; el antifaz es un símbolo que nace de los sueños y converge en una pesadilla real.

Con este trabajo pretendo investigar, desbloquear todas mis emociones, entender qué es lo que no quiero ver, y encontrar el antídoto para devolver a mis ojos su estado natural.