¿Dónde alojarse en la Sierra Norte de Madrid?

Todo empezó aquí, en la habitación 13 del Hotel Querqus Tierra:

querkus-hotel

Un fin de semana cualquiera, pero de estos que necesitas una buena desconexión urbana, me escapé con mi novio contra marea y lluvia de Madrid para olvidar el estrés.querkus-hotel1

Y llegamos un viernes lluvioso a Garganta de Los Montes, un pueblo tranquilo de la Sierra Norte de Madrid, para tener esa experiencia de alojarnos en un “Hotel con encanto”.

querkus-hotel18

querkus-hotel2

querkus-hotel13

La sensación no pudo ser más placentera…¡Fue como dormir dentro de un árbol! Quercus es un tipo de roble, de ahí el nombre del hotel. Este material está presente en todo el hotel. Un lugar para descansar y dejar que los sueños se alimenten de bienestar…

querkus-hotel3

Llovía y llovía y nos encerramos entre las paredes de Querqus Tierra para simplemente gozar de no hacer nada. Detenidos en ese espacio tiempo, entre sonrisas y paz.

querkus-hotel4

Ese fue nuestro plan, mirar las montañas mientras desayunábamos y disfrutarnos.

querkus-hotel7En la planta superior se encuentra un espectacular Restaurante  con vistas panorámicas, donde se puede degustar, entre otros platos, la carne de sus terneras a la brasa de carbón de encina. Lo único que eché en falta es que hubiera propuestas vegetarianas en la carta.querkus-hotel16El desayuno fue ideal, café de aroma intenso, huevos de corral revueltos y hogazas de pan rústico con tomate natural recién rallado.querkus-hotel8

Me encantaron los detalles del baño:

querkus-hotel11querkus-hotel12La construcción es de estilo moderno, pero especial, donde predominan materiales nobles, piedra, madera, hierro, tanto en el exterior como en el interior. Y es lo que hace que nos imaginemos estar en el interior de un antiguo roble y que sus habitaciones sean sus gruesas ramas.querkus-hotel15querkus-hotel17

En conclusión, naturaleza, lluvia y buena gastronomía se aliaron para que nuestra mini escapada rural fuera inolvidable.

Hotel encontrado en Ruralka hoteles

Chaqueta: Hug and Clau

Botas: Chloe Borel shoes

Advertisements

ANTIFAZ

¿Cómo sería la vida si nos despertamos en una pesadilla? Antifaz, es la respuesta resumen a esta pregunta.

saracalabuig008_antifaz

Realidad o imaginario, el Antifaz es un elemento versátil que se camufla entre la realidad como una extensión del mundo onírico. Ante lo material, es una pieza hecha con tela u otro material tupido con el que se cubren los ojos y se usa para evitar la luz del entorno o impedir la visión. Con todo ello, el antifaz representa una metáfora de lo que siento algunos días (no todos). Esta sencilla palabra me ayuda a esclarecer un estado complejo que me aliena en una realidad perturbada.

Y así transcurre: El primer síntoma, tras despertar, es un cosquilleo traslúcido en el interior de los ojos. Durante el paso de las horas, desemboca en una fuerte dolencia que me hace vulnerable e irascible a todo lo que me rodea.

¡Buenos días y bienvenidos a mi Inframundo enmascarado!

En este trabajo fotográfico he diseccionado la palabra A N T I F A Z en siete sensaciones diferentes que resumen mi pesadilla:

A

Aturdimiento (1)

saracalabuig001_a_aturdimiento

N

Negación (2)

saracalabuig002_n_negacion

T

Tortura (3)

saracalabuig003_t_tortura

I

Ira (4)

saracalabuig004_i_ira

F

Fragilidad (5)

saracalabuig005_f_fragilidad

A

Atoramiento (6)

saracalabuig006_a_atoramiento

Z

Zozobra (7)

saracalabuig007_z_zozobra

Como dijo Luis Buñuel: “Adoro los sueños, aunque mis sueños sean pesadillas y eso son las

más de las veces, están sembrados de obstáculos que conozco y reconozco”. Me traslado a la famosa imagen del cortometraje “Un perro andaluz”, donde el ojo de una mujer es cortado con una navaja, una buena analogía para describir el aullido de mis ojos cuando despiertan entre telarañas. Coincido en alma y cuerpo presente con los submundos mágicos de Dalí y Buñuel; el antifaz es un símbolo que nace de los sueños y converge en una pesadilla real.

Con este trabajo pretendo investigar, desbloquear todas mis emociones, entender qué es lo que no quiero ver, y encontrar el antídoto para devolver a mis ojos su estado natural.